Airbus Defence and Space

Al asalto del espacio

¿La conquista del espacio? Sin duda, uno de los sueños más antiguos del Hombre, convertido en realidad no hace tanto tiempo, es consecuencia de la competencia encarnizada de los investigadores soviéticos y americanos en la carrera por la supremacía mundial. Jamás había estado tan solicitado el genio de sus investigadores como en esta extraordinaria competencia donde, sin embargo, la primera victoria apenas tuvo repercusión en la inmensidad sideral: el simple bip-bip del Sputnik 1, el primer satélite artificial de la Tierra.

A partir de la década de 1950, la conquista espacial se convierte pues en una prioridad para las grandes potencias: en primer lugar para los Estados Unidos y la URSS, y luego para Francia. El 26 de noviembre de 1965, gracias al lanzamiento realizado por el CNES, que pone en órbita el satélite artificial Astérix, ésta se convierte en la tercera potencia espacial autónoma. La voluntad del general de Gaulle de dotar a Francia de programas espaciales al mismo nivel que los dos Grandes será continuada por Georges Pompidou. Este último desea desarrollar un lanzador apto para poner en órbita geoestacionaria satélites de telecomunicaciones.

Dentro de esta óptica, en 1973 diez países crean la Agencia Espacial Europea (ESA) para desarrollar un lanzador de satélites denominado Ariane. Su vuelo inaugural, el 24 de diciembre de 1979, permite a Europa imponerse como un actor imprescindible y realizar actualmente más de la mitad de los lanzamientos comerciales del mundo.

El desarrollo de las telecomunicaciones ha despertado evidentemente el apetito en todos los continentes: China, India, Brasil e incluso Corea, como potencias emergentes, desarrollan su propio lanzador para coger al vuelo este mercado portador y rentable económicamente. Se trata igualmente de una forma de establecer su nueva estatura internacional. No obstante, actualmente existen cinco potencias que se reparten realmente el mercado de los lanzadores de satélites: Europa con su lanzador espacial Ariane, los Estados Unidos con Delta, Titan y Atlas, Rusia y Ucrania con Proton, Zenith y Soyuz, China con Longue Marche y Japón con H2.

Haciendo click en la imagen abajo, se puede descubrir todos les lanzadores en explotación o en fase de desarrollo en el mundo, para ofrecer a clientes institucionales o privados un acceso al espacio. Se puede descubrir las especifcades de cada uno y hacer comparaciones entre ellos.

Airbus Defence and Space presenta todos los lanzadores desde Ariane 5 hasta los Falcon 1 y 9...

Sin embargo, los Estados ya no son los únicos dueños del transporte espacial. En los últimos años han aparecido nuevos actores, privados. La empresa americana Sea Launch Co. LLC., por ejemplo, ha desarrollado un servicio de puesta en órbita de satélites, en pleno océano sobre una antigua plataforma petrolífera, gracias a capitales noruegos, rusos, ucranianos y americanos. Otro operador, International Launch Services (ILS.) creado en 1995, ofrece sus servicios de lanzamiento para los cohetes Proton. Ésta es una prueba de que en materia de lanzadores, la competición sigue viva. Tal vez no haya hecho más que comenzar.

LanzadorAriane 5