Airbus Defence and Space

Misiones espaciales tripuladas Todos los articulos

Línea directa con las estrellas

¿Cómo se prepara a los astronautas para su misión a bordo de la Estación Espacial Internacional? ¿Y quién les forma?

Los nuevos astronautas de la ESA posan en el módulo de entrenamiento de Columbus en el Centro Europeo de Astronautas (EAC), en Colonia, tras haber concluido con éxito su entrenamiento básico. Fila superior, de izquierda a derecha: Timothy Peake, Andreas Mogensen, Alexander Gerst, Luca Parmitano; Fila inferior, de izquierda a derecha: Samantha Cristoforetti, Thomas Pesquet. (© ESA)
 Los nuevos astronautas de la ESA posan en el módulo de entrenamiento de Columbus en el Centro Europeo de Astronautas (EAC), en Colonia, tras haber concluido con éxito su entrenamiento básico. Fila superior, de izquierda a derecha: Timothy Peake, Andreas Mogensen, Alexander Gerst, Luca Parmitano; fila inferior, de izquierda a derecha: Samantha Cristoforetti, Thomas Pesquet. (© ESA)

A finales de 2010, seis nuevos Astronautas Europeos se graduaron en el Centro Europeo de Astronautas (EAC) de Colonia, pasando a formar parte del cuerpo europeo de astronautas. Como es natural, uno acaba planteándose la pregunta: ¿cómo se prepara a los astronautas para su misión a bordo de la EEI? ¿Y quién les forma? Airbus Defence and Space echó un vistazo entre bastidores en el Centro Europeo de Astronautas y conoció sobre el terreno a los instructores de astronautas de Airbus Defence and Space.

Preparándose con destino al espacio

Antes de que los astronautas comiencen su misión en la Estación Espacial Internacional tienen que someterse a un exhaustivo entrenamiento en el EAC. Al igual que cada uno de los socios internacionales, ESA es responsable del entrenamiento básico de sus propios astronautas y del de todos los miembros de la tripulación de la EEI en aquello en que contribuyan al programa de la ISS. Mientras que los nuevos astronautas de la ESA tienen que pasar un entrenamiento básico, se imparte un entrenamiento constante a otros astronautas designados de la ISS. Dado que hay dos incrementos (tripulaciones en la EEI) al año, se necesita entrenar un total de 12 astronautas. Airbus Defence and Space es el contratista principal del módulo Columbus para la ESA, el laboratorio europeo para llevar a cabo experimentos de fisiología humana y estudio del comportamiento de las plantas y otros organismos en microgravedad y también del vehículo automático de abastecimiento ATV, que suministra cargas de vital importancia, como agua, combustible y alimentos a la EEI. Como operador industrial Airbus Defence and Space es también responsable del mantenimiento de la estación, lo cual está descrito en el contrato del Equipo Industrial de Operaciones (IOT). ¿Quién podría estar mejor cualificado que los ingenieros de Airbus Defence and Space, por tanto, para formar a los astronautas antes de su viaje al espacio?

Formación en tierra

La lección ha de tener unos tiempos y ha de ser cuidadosamente planeada de antemano. Luego se certifican la lección y al instructor. En la imagen puede verse a la instructora de astronautas Martina Pinni y al interno de Airbus Defence and Space en prácticas, Tahir Merali, llevando a cabo el ensayo general de una lección de mantenimiento de Columbus.
 La lección ha de tener unos tiempos y ha de ser cuidadosamente planeada de antemano. Luego se certifican la lección y al instructor. En la imagen puede verse a la instructora de astronautas Martina Pinni y al interno de Airbus Defence and Space en prácticas, Tahir Merali, llevando a cabo el ensayo general de una lección de mantenimiento de Columbus.

En el Centro de Entrenamiento de Astronautas de Colonia hay varios modelos de entrenamiento, de los cuales destacan sobre todo Columbus, Cargas Útiles de la ESA, ATV y Soyuz. Las instalaciones también cuentan con una piscina de diez metros de profundidad denominada Instalación de Sustentación Neutra (NBF) equipada con un modelo de Columbus para el entrenamiento EVA (actividades extravehiculares). Todos estos modelos se parecen lo máximo posible a los de vuelo, de modo que tengan el aspecto de sus homólogos “reales” en órbita. Además del aprendizaje de ruso y del entrenamiento general de forma física y de emergencias, los astronautas tienen que aprender cómo funcionan los distintos componentes de la estación, cómo mantenerlos y repararlos, cómo llevar a cabo experimentos en órbita y, lo más importante, cómo seguir los procedimientos y tareas que se les envían desde las estaciones terrenas. En el EAC trabajan más de 20 instructores de astronautas, de los cuales 13 son empleados de Airbus Defence and Space y de Airbus Defence and Space North America. La mayoría tienen su base en Colonia, pero dos trabajan en Bremen, dos en Houston y uno en Turín. La preparación de las lecciones comienza mucho antes de que los astronautas lleguen a las instalaciones de entrenamiento. “El tiempo de los astronautas es muy valioso. Es frecuente que sólo pasen una semana en Colonia, en el EAC, antes de pasar a entrenarse más, ya sea en los Estados Unidos, en Rusia, o en Japón. Por tanto la lección ha de tener unos tiempos y ha de estructurarse cuidadosamente de antemano”, dice Kirsten Bischoff, Coordinadora de Equipo del Sistema de Entrenamiento de Columbus en Colonia.

Tres niveles de conocimientos

Todos los astronautas, ya sean rusos, japoneses, estadounidenses, canadienses o europeos han de someterse a entrenamiento específico de la misión en EAC dado que todos ellos tienen que ser capaces de trabajar con el sistema Columbus, las Cargas Útiles de ESA y el ATV durante su estancia a bordo de la ISS. Sin embargo, no todos los astronautas precisan el mismo nivel de entrenamiento detallado en los componentes europeos. Las lecciones se dividen en tres niveles, correspondientes a los de usuario, operador y especialista. Todos los miembros de la tripulación deben llegar al nivel de usuario en el caso del Columbus y del ATV, mientras que sólo cuatro necesitan llegar al nivel de operador y un mínimo de dos al de especialista, para poder efectuar mantenimiento y reparación. “Tenemos que tener presente que la principal labor encomendada a la tripulación es llevar a cabo experimentos científicos y hacer el mantenimiento de la estación. Durante su estancia de seis meses hay demasiadas tareas potenciales como para entrenarlos en todas ellas”, dice Peter Eichler, instructor de astronautas de Airbus Defence and Space. Por tanto, la formación se basa en destrezas, no en tareas.

El entrenamiento de la tripulación es esencial para la seguridad y para que las operaciones de la ISS sean efectivas, y el entrenamiento para emergencias forma parte del programa. En esta imagen, Massimiliano Signori, uno de los dos operadores del simulador del Columbus, está apretando el botón manual de simulación de incendios para poner en marcha la respuesta automática antiincendios dentro del laboratorio Columbus. El simulacro de fuego se utiliza para entrenar la respuesta necesaria de la estación para luchar contra el fuego. Los astronautas tienen que ser capaces de llevar a cabo de memoria los primeros pasos de su respuesta de emergencia.
 El entrenamiento de la tripulación es esencial para la seguridad y para que las operaciones de la EEI sean efectivas, y el entrenamiento para emergencias forma parte del programa. En esta imagen, Massimiliano Signori, uno de los dos operadores del simulador del Columbus, está apretando el botón manual de simulación de incendios para poner en marcha la respuesta automática antiincendios dentro del laboratorio Columbus. El simulacro de fuego se utiliza para entrenar la respuesta necesaria de la estación para luchar contra el fuego. Los astronautas tienen que ser capaces de llevar a cabo de memoria los primeros pasos de su respuesta de emergencia.

Instructores para astronautas: la interfaz entre ingenieros y astronautas

“Como los instructores de astronautas forman la interfaz entre los ingenieros, que son quienes diseñan los módulos de la Estación Espacial Internacional, y los astronautas que operan en ella”, dice Kirsten Bischoff. “El entrenamiento de astronautas es un proceso continuo” añade Kirsten, “y lo que es fantástico de nuestro trabajo es que recibimos feedback inmediato sobre el producto de parte del usuario final y podemos hacer uso de esta información para mejorar el programa de entrenamiento”.

Kirsten Bischoff (izquierda), Coordinadora del Equipo de Entrenamiento de la Tripulación de Columbus: "En nuestra calidad de instructores de astronautas somos el punto de contacto entre los ingenieros, que diseñan los módulos de la Estación Espacial Internacional, y los astronautas que la hacen funcionar". (© ESA)
 Kirsten Bischoff (izquierda), Coordinadora del Equipo de Entrenamiento de la Tripulación de Columbus: “En nuestra calidad de instructores de astronautas somos el punto de contacto entre los ingenieros, que diseñan los módulos de la Estación Espacial Internacional, y los astronautas que la hacen funcionar”. (© ESA)

Algunos de los instructores son también EUROCOM a tiempo parcial —los únicos en el Centro de Control de Columbus de Munich que pueden hablar directamente con los astronautas a bordo de la estación. No es una simple coincidencia. Los instructores de astronautas prestan su apoyo a éstos desde los primerísimos momentos. Durante la formación se genera una relación personal que luego facilita la comunicación entre tierra y la EEI. Dice Peter Eichler: “es más fácil pasar por el entrenamiento si se sabe que la misma persona te dará su apoyo una vez estés en órbita, y es preferible seguir instrucciones de alguien a quien ya conoces y en quien confías”. Andreas Mogensen, uno de los seis nuevos Astronautas Europeos, expresó su agradecimiento y alabó la buena relación de trabajo entre astronautas y formadores de astronautas: “Sin la ayuda del personal del EAC no habríamos superado nuestro entrenamiento básico”.

Peter Eichler, "Instructor de Astronautas y EUROCOM: el segundo mejor trabajo del mundo".

Peter Eichler: “Instructor de Astronautas y EUROCOM: el segundo mejor trabajo del mundo”. (© German Zoeschinger, DLR)

Peter Eichler resume su trabajo en pocas palabras: “Mi trabajo es fascinante. Enseño a los astronautas todo lo que necesitan saber acerca de los componentes europeos de la EEI. Hago mi labor codo con codo con personas brillantes, interesantes, y obtengo una inmediata sensación de logro cuando en Oberpfaffenhofen me siento frente a los monitores, veo a la tripulación trabajando en Columbus y puedo hablar directamente con ellos para ayudarles si tienen algún problema o alguna pregunta. Aparte de estar en el espacio uno mismo no hay nada que se le asemeje tanto. El segundo mejor trabajo del mundo, después de ser un astronauta, es ser un instructor de astronautas/EUROCOM”.

ISS