Airbus Defence and Space

Contexto : Europa posee ahora, todas las habilidades necesarias para llevar a cabo misiones de vuelos espaciales tripulados y así poder traer carga y astronautas a salvo de vuelta a la Tierra, con la excepción de llevar astronautas al espacio. Debido a los rotundos éxitos de este año con el laboratorio espacial Columbus y la nave de suministros ATV, además de la experiencia obtenida en proyectos anteriores involucrando la reentrada a la atmósfera terrestre, Europa tiene casi todos los recursos que necesita para considerar seriamente desarrollar su propio acceso al espacio en el ámbito de los vuelos espaciales tripulados. Del mismo modo que el Ariane 5 asegura un acceso independiente al espacio a Europa, una cápsula tripulada permitiría a las agencias espaciales europeas enviar a astronautas al espacio y devolverles a salvo sin tener que depender del resto del mundo.

Esta independencia es de una inmediata relevancia para misiones que involucren el acceso a la ISS y el laboratorio Columbus, pero también podría aplicarse a una futura exploración de la Luna.

Además consolidaría el papel de Europa como socio de iguales derechos en proyectos espaciales internacionales. El estudio ATV Evolution encaja perfectamente con los planes de las tres agencias espaciales nacionales principales en Europa: el DLR en Alemania, CNES en Francia y ASI en Italia. Las tres han sugerido a la Agencia Espacial Europea (ESA) que el medio de transportar carga desde la ISS a Tierra debería ser estudiado en conexión con la logística de suministros de la estación espacial. Un vehículo espacial diseñado para esta tarea sería el primer paso en la estrategia del ATV Evolution. Su operación podría suministrar datos simultáneamente para utilizarlos posteriormente en la calificación del sistema tripulado.

La finalidad del estudio ATV Evolution es examinar si Europa tiene la capacidad para planificar y ejecutar con éxito una misión de este tipo.

 

Primeras conclusiones del estudio

 

El estudio de Airbus Defence and Space concluye que no hay impedimentos técnicos o tecnológicos para llevarlo a cabo. Es posible tener preparado un sistema europeo de transporte de carga no tripulado con capacidad de reentrada basado en el ATV, para su primer vuelo de demostración en un plazo de cuatro o cinco años, seguido de un primer vuelo de un sistema tripulado en el plazo de nueve años.

El primer hito práctico sería equipar al ATV con la capacidad de regresar a salvo a la Tierra. La versión actual de ATV se quema en la reentrada a la atmósfera terrestre. Este paso evolutivo es en cualquier caso muy útil e incluso necesario, dado el hecho de que no habrá un medio realmente eficiente de transporte de materiales de vuelta desde la estación espacial a la Tierra cuando la NASA retire del servicio su flota de lanzaderas en el año 2010. Después, la única opción será la cápsula rusa Soyuz para traer de vuelta a los miembros de la tripulación así como materiales desde la ISS.

La versión de carga del ATV puede lanzarse utilizando un Ariane 5.

La siguiente etapa sería montar una cápsula de reentrada para la tripulación en una versión adaptada del módulo de servicios del ATV. Esta cápsula sería capaz de dar acomodo a tres astronautas. La seguridad de los tripulantes estaría garantizada por un sistema especial de recuperación de emergencia. Antes de ser utilizado para lanzar una versión tripulada, Ariane 5 se deben cumplir con varias condiciones, incluyendo la calificación de vuelo para la versión de carga con reentrada, adaptación de los sistemas de vuelo del Ariane 5 con respecto a las vibraciones, monitorización de funciones, etc., y el desarrollo de un sistema de recuperación de emergencia. La fecha de lanzamiento más próxima concebible sería de aquí a 2017/2018.





Del estudio a la realidad…

Como pasa con cualquier otro proyecto espacial, la decisión para empezar a desarrollar una versión avanzada del ATV, o de empezar estudios preliminares, es en última instancia una decisión política. Es la tarea de las agencias espaciales nacionales, preparar el camino para tales decisiones, para después implementarlas. Entonces, la industria espacial desarrollará y construirá los vehículos lanzadores y las naves espaciales necesarias para las agencias públicas. Visto en este contexto, el estudio de ATV Evolution de Airbus Defence and Space es una propuesta práctica y seria en favor de desarrollar una versión avanzada del ATV y, con ello, la capacidad europea de los vuelos espaciales.

 

ATVARV