Airbus Defence and Space

Misiones espaciales tripuladas Todos los articulos

El equipo de Airbus Defence and Space ejecuta la tarea más peligrosa del ATV-3

La manipulación de más de siete toneladas de combustible exige poseer conocimientos especiales y buena forma física

De entre todos los vehículos de transporte que aprovisionan a la ISS, el ATV es el que transporta más combustible: sólo el ATV-3 se llenó en enero de 2012 con más de siete toneladas de combustible de los más diversos tipos. Sobre todo, el combustible se utiliza para elevar la órbita de la ISS y corregir su posición en el espacio: cada día, la ISS pierde entre 50 y 100 metros de altitud. Por ese motivo el ATV-3 desempeña una labor esencial para la totalidad de la Estación.

El ATV se abastece de combustible en Kourou, en la Guayana Francesa, en el puerto espacial europeo Centre Spatial Guyanais (CSG). Y de eso se encarga un equipo especial de abastecimiento de combustible de Airbus Defence and Space.

Vista aérea del Centre Spatial Guyanais (CSG) en Kourou, en la Guayana Francesa

Vista aérea del Centre Spatial Guyanais (CSG) en Kourou, en la Guayana Francesa

El manejo de combustibles es siempre una situación delicada. La mayoría son fácilmente inflamables, enormemente venenosos y si hay una manipulación errónea pueden desencadenar daños serios y ante todo, poner en grave peligro la vida de las personas. No es de extrañar que el abastecimiento de combustible al ATV-3 esté sometido a especiales precauciones de seguridad. Los empleados de Airbus Defence and Space del equipo de abastecimiento de combustible al ATV son unos profesionales hechos y derechos en este área que ya han concluido con éxito la misión “Edoardo Amaldi”. Desde enero, el ATV-3 tiene un peso más de siete toneladas mayor y que se corresponde con la cantidad de combustible añadido.

“Poner combustible en un ATV es para mí algo especial”, dice Bernardo Laurenzana, jefe del equipo de abastecimiento de combustible formado por 16 personas y que ya se está encargando de su tercera misión ATV. “Las misiones ATV no son únicas en su género sólo en lo que concierne a la cantidad de combustible que debemos introducir en los depósitos. La mayor cifra de procesos de pruebas y comprobación exigidos –como por ejemplo la múltiple extracción de muestras de combustible previas en diversas áreas de la instalación de abastecimiento– exigen una gran cantidad de mano de obra y de concentración, y siempre bajo la presión del tiempo”, dice el jefe de equipo.

No se puede ni comparar con el abastecimiento de combustible a un satélite. “Se nota en que para llenar de combustible un satélite hay que estar de viaje durante tres semanas, y en el caso del ATV, tres meses”, dice Bernardo Laurenzana. Eso une mucho y hace del equipo una verdadera segunda familia.

Parte de las instalaciones de abastecimiento de combustible del FGSE en las naves de planta del centro de Airbus Defence and Space de Lampoldshausen

Parte de las instalaciones de abastecimiento de combustible del FGSE en las naves de planta del centro de Airbus Defence and Space de Lampoldshausen

Para este equipo de Airbus Defence and Space (de Lampoldshausen) la misión ya comienza en casa, con meses de antelación. Las instalaciones de abastecimiento de combustible, el FGSE (Sistema de Apoyo en Tierra para Fluidos) es lo primero que se envía a Kourou; unas semanas después le sigue el equipo.

El equipo de abastecimiento de combustible (de Lampoldshausen) ante el ATV-3 “Edoardo Amaldi”, en Kourou

El equipo de abastecimiento de combustible (de Lampoldshausen) ante el ATV-3 “Edoardo Amaldi”, en Kourou

Bernardo Laurenzana explica sobre las particularidades de la misión de un especialista en abastecimiento: “Es imposible subestimar las condiciones de trabajo que experimentan los empleados sobre el terreno, sobre todo en lo que se refiere al físico”. Por eso, además de la formación general de entrenamiento y seguridad, una de las condiciones previas y obligatorias a cada misión son los chequeos médicos. Cuando se observa en qué consiste el proceso de abastecimiento las razones son evidentes.

 Preparativos para el abastecimiento al ATV (izquierda) del oxidante MON-3, destinado al sistema propulsor del vehículo

Preparativos para el abastecimiento al ATV (izquierda) del oxidante MON-3, destinado al sistema propulsor del vehículo

En el ATV-3 se llenaron en total dos sistemas: por un lado el de propulsión del ATV, que se ocupa del control de vuelo y de posición del ATV durante su vuelo de aproximación y de la reelevación (reboost) de la ISS; y por otro, los depósitos de combustible, que vuelan como carga y con el que más adelante se rellena el sistema de combustible ruso de la ISS. “Sólo en el sistema de propulsión del ATV o PRSS hay que llenar más de seis toneladas con dos componentes –monometilhidracina (MMH) y oxidante o comburente MON-3– en dos procesos separados. Cada llenado por separado dura entre 24 y 30 horas, en la medida de lo posible sin interrupciones”.

A pesar de que durante el abastecimiento los combustibles discurren por un sistema cerrado, se precisan las más elevadas condiciones de seguridad

A pesar de que durante el abastecimiento los combustibles discurren por un sistema cerrado, se precisan las más elevadas condiciones de seguridad

A pesar de que durante el abastecimiento los combustibles discurren por un sistema cerrado, se precisan las más elevadas condiciones de seguridad

“Durante el tiempo que dura el proceso, los operarios se ven obligados a vestir monos protectores que cubren la totalidad del cuerpo, y eso a pesar de que el abastecimiento se lleva a cabo dentro de un ciclo totalmente cerrado”, explica Bernardo Laurenzana. Precisamente debido a la larga duración del abastecimiento es necesario contar con un equipo grande. Los largos períodos de abastecimiento, así como el alto grado de cuidado y concentración que hay que poner en la operación, imprescindibles durante la manipulación de estas sustancias peligrosas (y en parte venenosas), más el laborioso proceso de limpieza de la instalación de llenado que les sigue, hacen del proceso de abastecimiento una misión físicamente agotadora para el equipo.

Las temperaturas exteriores de hasta 40º C, el uso de botas de goma y trajes protectores pueden ocasionar una enorme cantidad de calor allí donde no hay aire acondicionado

Las temperaturas exteriores de hasta 40º C, el uso de botas de goma y trajes protectores pueden ocasionar una enorme cantidad de calor allí donde no hay aire acondicionado

“En zonas sin aire acondicionado, a temperaturas de entre 25º y 40º C, y equipados con los gruesos trajes de protección y botas de goma, una jornada de trabajo puede volverse muy larga”, dice Bernardo Laurenzana, que ya está de vuelta en Lampoldshausen con su equipo. Para finales de marzo la instalación de abastecimiento de combustible FGSE volverá a estar en Sudamérica, en Kourou. Habrá que hacerle el mantenimiento sin retraso posible y prepararla para la nueva misión, ATV-4. “Aunque Edoardo Amaldi aún no ha sido lanzado, para mí esta misión ya ha concluido”, afirma este especialista en abastecimiento de combustible. “En cuanto dejo Guayana ya tengo la cabeza en la siguiente misión ATV”.

ATV