Airbus Defence and Space

El sol visto de otra manera

SOHO siempre mira el sol

La sonda SOHO (SOlar and Heliospheric Observatory), un observatorio solar espacial desarrollado y fabricado por Airbus Defence and Space como contratista principal por encargo de la Agencia Espacial Europea, ESA, fue lanzada el 2 de diciembre de 1995 a bordo de un cohete Atlas II y vigila constantemente el sol, la heliosfera y las partículas de viento solar que fluyen hacia la Tierra. Su misión es lograr un mejor entendimiento de la estructura y de la dinámica del interior del astro rey, una imagen más clara de los procesos físicos de formación y calentamiento de su corona y también estudiar el viento solar.

Ocupa ahora un lugar preferente entre los observatorios espaciales de mayor éxito de la historia y constituye una de las obras maestras de Airbus Defence and Space en el ámbito de las misiones científicas. SOHO ha suministrado datos científicos de extraordinario valor que han revolucionado nuestros conocimientos sobre los mecanismos de nuestro Sol.

El SOHO gira en órbita en “halo”, cerca del punto de Lagrange L1, a 1,5 millones de kilómetros de la Tierra, en el que los campos de gravitación del Sol y la Tierra se neutralizan mutualmente. Un proyecto conjunto entre la ESA y la NASA, más de 500 científicos europeos y estadounidenses aportaron los 12 instrumentos que lleva a bordo.

La historia de éxitos continua: tras varias ampliaciones de su vida útil original de dos años de duración, SOHO está ahora en su 15° año en funcionamiento, habiendo sido objeto de una misión de recuperación asombrosa que se ha ganado un sitio en los anales de la historia espacial.


Instrumentos

Los instrumentos de heliosismología miden las oscilaciones de la superficie del Sol. Mediante estas mediciones, los científicos han cartografiado las corrientes de convección de gas caliente que existen bajo la superficie e identificado cómo ciertos bucles en los campos magnéticos provocan que éstos broten con violencia a la superficie, formando manchas solares. Los instrumentos de SOHO pueden incluso “mirar” a través del Sol las zonas activas de la superficie del otro lado, invisibles desde la Tierra. De esta forma es posible predecir con varios días de adelanto las erupciones solares, gigantescos estallidos de gas que tienen un efecto tangible en las zonas más externas del planeta Tierra: causan tormentas magnéticas, la aurora boreal y a veces incluso desencadenan apagones en la red eléctrica.
Otro instrumento del satélite es capaz de detectar un área de actividad en la cara oculta del Sol al percibir emisiones de átomos de hidrógeno al espacio que van más allá de la superficie solar, de mismo modo que el haz de luz de un faro se vuelve visible al incidir en las nubes.
Los instrumentos diseñados para observar la “atmósfera” solar o corona han hecho posible que los científicos analicen ciertas poderosísimas erupciones a las que se da el nombre de eyecciones de masa coronal. Ocurren de manera casi diaria, dado que el sol escupe millones (y a veces miles de millones) de toneladas de gas a una velocidad de varios cientos de kilómetros por segundo.
SOHO es también el más eficaz cazacometas de todos los tiempos. Sus datos han llevado al descubrimiento de más de 1.800 cometas, en su mayoría por parte de astrónomos aficionados de todo el mundo que buscan en las imágenes captadas por la sonda puntos brillantes que se mueven con respecto al Sol. Se necesita una enorme paciencia y pareja dedicación para analizar tan minuciosamente las imágenes hasta el último detalle: un hermoso ejemplo del entusiasmo y pasión que las noticias e imágenes de la misión SOHO despiertan entre los usuarios de Internet.

SohoSistema solar