Airbus Defence and Space

Herschel, el observatorio espacial

A casi un millón y medio de kilómetros de la Tierra se encuentra el Observatorio Espacial Herschel, perteneciente a la Agencia Europea del Espacio, el mayor telescopio espacial lanzado hasta hoy.

Gracias a su espejo de 3,5 metros de diámetro puede captar luz de toda la franja de ondas infrarrojas y de la submilimétrica, lo que significa que hace posible que los astrónomos vean las estrellas y galaxias más distantes, aquellas que los telescopios anclados en la Tierra simplemente no alcanzan a percibir.


Cifras y datos

Altura: 7,5 metros
Diámetro: 4 metros
Peso: 3.300 kilogramos
Órbita: En torno al punto de Lagrange L2, que se encuentra a un millón y medio de kilómetros de la Tierra.


¿Qué es lo que va a hacer?

Por toda la Vía Láctea hay gigantescas nubes de polvo y gas. Cuando las condiciones son las adecuadas, algunas de estas nubes de colapsan y a la larga forman nuevas estrellas. (Así se creó nuestro Sol). Por desgracia para los astrónomos, es extraordinariamente difícil ver estas estrellas recién nacidas debido a las nubes que las rodean, y sólo cuando desaparece el polvo devienen visibles. El Observatorio Espacial Herschel capta la luz infrarroja emitida por las estrellas; la luz atraviesa estas nubes, lo que hace posible que los astrónomos vean su interior y estudien el nacimiento de las estrellas, algo imposible hasta ahora.

Herschel también observará la formación y evolución de galaxias que se encuentran a miles de millones de años luz recogiendo la radiación infrarroja que emiten sus estrellas calientes al nacer. Hasta ahora esta luz también resultaba invisible para los astrónomos dado que era absorbida por la atmósfera terrestre.

¿Por qué se le dio el nombre Herschel?

Sir William Herschel fue uno de los astrónomos más innovadores y de mayor calado de todos los tiempos. Nacido en Hannover en 1738, se trasladó a Londres en 1757, donde se convirtió en profesor de música, cantante y compositor. En 1766 se mudó a Bath, en el sudoeste de Inglaterra, para un nuevo trabajo como organista. Allí fue donde por vez primera se interesó en la astronomía y comenzó a experimentar y a construir sus propios espejos y telescopios. En 1781, con uno de sus propios telescopios y la ayuda de su hermana, Caroline, descubrió el planeta Urano, el primer planeta descubierto desde tiempos prehistóricos. Tal hecho le aportó fama instantánea y un salario concedido por el rey, lo cual le permitió dedicarse por completo a la astronomía.

En 1800 empezó a interesarse por la luz y llevó a cabo un experimento sencillo, cuyos resultados explican por qué el Observatorio Espacial Herschel lleva su nombre. Utilizó un prisma para dividir la luz en los colores que la componen y, con un termómetro, tomó la temperatura de cada uno de ellos. Descubrió que la luz más caliente era la “invisible”, a la que llamó “rayos calóricos”, y que hoy conocemos como radiación infrarroja... la luz que recoge el espejo fabricado por Airbus Defence and Space para producir sus notables imágenes del espacio profundo.

Cuando falleció en 1822, William Herschel dejó tras de sí una serie de descubrimientos que cambiaron nuestro punto de vista sobre el espacio. Además de su descubrimiento de Urano, demostró que las nebulosas eran efectivamente grupos de estrellas —pues en aquella época no pocos creían que su apariencia lechosa se debía a algún tipo de extraño líquido cósmico— y observó 2.500 nebulosas y cúmulos estelares, así como las dos lunas de Urano, Titania y Oberón, y dos de las de Saturno, Mimas y Encélado. Estas últimas las encontró utilizando el mayor y más potente telescopio del mundo: tenía un espejo de 122 centímetros de diámetro y una distancia focal de 12 metros. Lo construyó él mismo en 1789, gracias a una subvención de 4.000 libras esterlinas concedida por el rey Jorge III.


Enlaces
:
www.esa.int/SPECIALS/Herschel/index.html

Herscheltelescopio