Airbus Defence and Space

Misiones espaciales tripuladas Todas las noticias

La caza ha comenzado

La “nariz electrónica” está funcionando a bordo de la EEI

Con ayuda de la e-nose, el astronauta ruso Roman Romanenko mide la contaminación bacteriana en la ISS

El 19 de diciembre de 2012 se lanzó al espacio la “nariz electrónica” a bordo de un lanzador Soyuz. El objeto de este experimento científico –que dirige Airbus Defence and Space en Friedrichshafen en calidad de contratista principal– es ir a la caza de hongos y bacterias en el segmento ruso de la Estación Espacial Internacional (EEI). Tras haber superado el presente ensayo funcional (o “puesta en servicio”) en este momento ya se están llevando a cabo sus experimentos a bordo de la EEI. El primero de tipo biológico se ejecutó con éxito en febrero de este año; en abril comenzó una segunda batería de mediciones y a mediados de mayo habrá otra.

Con ayuda de la e-nose, el astronauta ruso Roman Romanenko mide la contaminación bacteriana en la ISS

En aquella primera tanda el astronauta ruso Roman Romanenko efectuó mediciones en diversos puntos de la ISS para averiguar si existe contaminación microbiológica procedente de cultivos bacterianos y fúngicos. La detección temprana es importante porque un elevado nivel de contaminación puede suponer un peligro no desdeñable, tanto para el hardware como para los miembros de la tripulación.

Tras el término de la tercera ronda de pruebas, a mediados de mayo, se reenviará a la Tierra para su ulterior evaluación la tarjeta de datos de la e-nose así como parte del aparataje de medición. En la zona de aterrizaje, en Kazakhstán, estarán presentes varios investigadores rusos del Instituto de Cuestiones Biológicas y Médicas (IBMP) para hacerse cargo de esta delicada carga y transportarla hasta Moscú en contenedores refrigerados. Allí, el director de proyecto en Airbus Defence and Space, Thomas Hummel, se encargará de las muestras biológicas y las transportará de la manera más rápida posible a Innovation Works –la entidad central de investigación de AIRBUS Group– en Munich (Alemania), donde se estudiarán en colaboración con científicos rusos del IBMP.

Además de las mediciones efectuadas con la e-nose, a bordo de la EEI se extraen también muestras siguiendo los métodos propios de la biología tradicional y se cotejan luego entre sí ambos conjuntos de datos. Si los resultados de ambos métodos fueran comparables, quedará cualificado y listo para su uso a largo plazo en la EEI el sistema de la e-nose.

Más información sobre la e-nose

CienciaISSHombre en el Espacio