Airbus Defence and Space

Las misiones del Spaceplane

Un viaje por el espacio. Es posible, y pronto, sin lugar a dudas, relativamente accesible (vínculo hacia “El espacio al alcance de todos”). Sin embargo, al construir su Spaceplane, Airbus Defence and Space no sólo apuesta por el desarrollo del turismo espacial.

 Las posibilidades de este avión sobrepasan ampliamente el simple paseo extraterrestre. Sus diseñadores ya han imaginado otras misiones y perspectivas para el futuro.

Hay que admitir que, para estudiar la mecánica de los fluidos, la biología, la fisiología humana, la combustión o, incluso, la física fundamental, los investigadores necesitan a veces recrear unas condiciones de ingravidez. Se han intentado dar algunas respuestas: desde 1988, el Centro Nacional de Estudios Espaciales (CNES) lleva a cabo experiencias científicas de ingravidez a bordo del Airbus A300-0G (gravedad cero) con vuelos parabólicos. Después de una primera fase de vuelo normal, el piloto encabrita el avión a 45° y, luego, en plena ascensión, reduce el régimen de los motores. El aparato describe entonces una parábola mientras que los pasajeros están en caída libre, en condiciones reales de ingravidez.

El principal escollo es que esta fase de ingravidez se limita a 20 segundos y debe repetirse varias veces para una experiencia de algunos minutos. El Spaceplane, que describe una parábola culminante a más de 100 km, permitirá a los científicos disponer de fases de ingravidez que pueden durar de tres a cinco minutos.

Otro objetivo: el lanzamiento en órbita de pequeños satélites. Actualmente, sólo los grandes lanzadores pueden enviar al espacio herramientas científicas, militares o de consumo. Los pequeños satélites sólo se pueden lanzar si van acompañados de grandes satélites o unidos a otros en un lanzador, aspecto que complica su misión. Una configuración adaptada del Spaceplane podría ofrecer un lanzamiento para un satélite pequeño. El Spaceplane, que es reutilizable (contrariamente a los lanzadores actuales), ofrecerá una solución de lanzamiento más respetuosa con el medio ambiente y garantizará una gran flexibilidad de operación y un coste reducido: una verdadera oportunidad para desarrollar un poco más la red de satélites del planeta.

Finalmente, el avión de Airbus Defence and Space es una ventana hacia el transporte del futuro. Imagine que en los próximos años se pueda llegar al otro lado de la Tierra en unas pocas horas. Esto es lo que permitirán mañana otros derivados del Spaceplane. Una primera fase para que un tokiota pueda ser su próximo vecino o para una reunión en Nueva York antes de volver con su familia en cuestión de pocas horas.

FuturoAvion spacial