Airbus Defence and Space

Los secretos de las bases de lanzamiento

Cada año, decenas de cohetes surcan nuestra atmósfera para poner en órbita satélites artificiales o lanzar sondas espaciales a la conquista del universo. Y estos lanzadores salen de unas veinte bases repartidas por todo el mundo, a veces incluso situadas en lugares insólitos.

En Europa, Estados Unidos, India e incluso en Japón, la elección del emplazamiento de una base de lanzamiento responde en primer lugar a criterios científicos, tecnológicos y, por supuesto, políticos. La topografía del lugar es una característica esencial. Un terreno llano, de fácil acceso y situado en una zona poco poblada, como Cabo Cañaveral, es garantía de una seguridad máxima. Su proximidad al mar permite también llevar de un modo más fácil materiales por barco y al cohete comenzar su ascensión en una zona marítima y, por tanto, lejos de cualquier región habitada.

Por otro lado, algunos lanzamientos han tenido lugar en pleno océano, desde el Sea Launch (UK) por ejemplo, una antigua plataforma petrolífera situada en el Pacífico. Por el contrario, Rusia (Baikonur o Svobodny) y China han implantado sus bases en tierra. Una apuesta mortal en el segundo caso, ya que en 1996 un cohete lanzado desde el centro de XiChang se estrelló sobre un pueblo situado a 2 km de distancia, causando 500 víctimas.

La proximidad con el ecuador es asimismo una condición importante para el posicionamiento de estas bases. Cerca del ecuador, un cohete se beneficia adicionalmente de la velocidad resultante de la rotación de la Tierra. Cabe destacar a este respecto la localización del Centro Espacial Guayanés en Kourou.

LanzadorBases de lanzamiento