Airbus Defence and Space

El espacio en nuestra vida cotidiana Todos los articulos

Rosetta se mantiene ocupado hasta llegar a su destino

La sonda espacial Rosetta de la Agencia Espacial Europea, ESA, viaja por nuestro sistema solar desde 2004, pero aún está lejos de su meta. Porque no llegará al cometa 67P/Tschurjumow-Gerasimenko hasta el año 2014 para ser la primera sonda en estudiar de cerca un cuerpo celeste de ese tipo. Por el camino, Rosetta va explorando algunos asteroides con los que se encuentra a lo largo de un recorrido aproximado de siete mil millones de kilómetros.

En 2008 le tocó el turno al asteroide Steins, y en julio de este año estaba programado el encuentro con el asteroide Lutetia. No obstante, como en el espacio sideral los cúmulos de asteroides al estilo de La Guerra de las Galaxias no son muy frecuentes, el paso ante uno de ellos se ha de programar al minuto. Esto sería imposible sin los fiables motores de Lampoldshausen, capaces de funcionar de forma impecable, incluso, a gélidas temperaturas de -130°C para mantener así el rumbo de la sonda desarrollada y construida por Airbus Defence and Space de Friedrichshafen.

Rosetta: doce metros cúbicos de alta tecnología

Dibujo artístico del paso de Rosetta el 10 de julio de 2010.  © ESA24 motores pequeños sirven para acelerar y frenar, así como para estabilizar la posición de Rosetta en el espacio. Cada uno de ellos genera un empuje de 10 Newton (10N), es decir, el equivalente a la fuerza necesaria para sujetar una bolsa con diez manzanas en la Tierra. Al lanzamiento, los dos depósitos de Rosetta contenían 1.650 Kg. de combustible – más de la mitad de su peso de lanzamiento -, el suficiente para alimentar los motores durante el largo viaje por el universo.

Los motores de 10N, fabricados en series pequeñas en Lampoldshausen desde hace más de 20 años, no sólo se han utilizado en numerosos satélites de telecomunicaciones, sino también repetidas veces con éxito en misiones como Galileo y otras interplanetarias como: Mars Express y Venus Express. Y aunque de la planta de Lampoldshausen ya han salido más de dos mil unidades de este pequeño motor, la técnica de producción sigue siendo aún todo un reto. Pero el equipo de fabricación dirigido por Joachim Barthelma, altamente motivado, siempre logra motores fiables de alta precisión.

Motor de 10N de Lampoldshausen.  © Airbus Defence and SpaceUna vez acabados, todos los motores espaciales se somenten a la llamada “marcha en caliente de recepción” bajo condiciones de gran vacío en el banco de prueba. Porque es de extrema importancia verificar con la máxima exactitud las funcionalidades de los motores antes de incorporarlos a los satélites. Los requisitos exigidos a estos pequeños motores son extremadamente severos: porque se utilizan por una parte durante pulsos muy breves con pocos milisegundos de apertura, mientras que por otra han de funcionar también de forma continua durante horas. Y, como todo tiene su precio, aunque el peso de tal motor sólo llega a 500 gramos, su precio es comparable al de un potente automóvil deportivo. La pequeña gran diferencia, sin embargo, es que el automóvil se puede reparar en cualquier momento en un taller, mientras que los motores de Rosetta tienen que llevar el viaje a buen término sin mantenimiento ni reparaciones.

Cita en el espacio

A las 15:44:57, tiempo universal coordinado, del día 10 de julio, la sonda pasó como una exhalación por Lutetia, a una tremenda velocidad de 15 kilómetros por segundo y a una distancia de 3.160 kilómetros. Y como, naturalmente, las cámaras no podían dejar de captar imágenes, se hizo necesario girar convenientemente la sonda. Los minúsculos motores de Lampoldshausen trabajaron con la calidad acostumbrada, de modo que la maniobra completa fue como la seda.


Rosetta: especialista en calcular masas de pasada


Gracias a las cámaras instaladas a bordo de la sonda, los científicos obtienen datos fiables sobre la forma, y con ello sobre el volumen, del asteroide. A su vez, la masa y el volumen permiten determinar la densidad media y distinguir así entre piedra esponjosa, de tipo C, y piedra maciza, de tipo M, con contenido metálico. En la actualidad, los datos se están descargando y evaluando aún, lo que por experiencia puede durar un par de semanas. Así que esperamos con impaciencia la evaluación final de los datos... y a Rosetta le deseamos lo mejor en su viaje al cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko.

Rosetta