Airbus Defence and Space

El espacio en nuestra vida cotidiana Todos los articulos

Satélites de observación: no olvide pedir el programa...

Airbus Defence and Space Services está a cargo de su programación para responder de los clientes

Desde hace un cuarto de siglo, los satélites Spot trazan sus órbitas en torno al planeta, recogiendo imágenes ópticas. Con el tiempo se les han ido uniendo en esta labor otros satélites con otras capacidades: Formosat-2, Kompsat-2, Pléiades 1A y, más recientemente, Spot 6. A diferencia de lo que se imagina comúnmente, estos ingenios no solo hacen un barrido de los territorios que sobrevuelan, sino que también monitorizan constantemente los objetivos que les son designados. En Toulouse, un equipo de Airbus Defence and Space está a cargo de su programación para responder de la mejor manera posible a las peticiones de los clientes.

El satélite de observación Spot 5, lanzado en 2002. Gracias a sus aptitudes multiaplicaciones y multiescala, que abarcan la totalidad del planeta, proporciona la combinación ideal de resolución y cobertura geográfica para una amplia gama de aplicaciones.

El satélite de observación Spot 5, lanzado en 2002. Gracias a sus aptitudes multiaplicaciones y multiescala, que abarcan la totalidad del planeta, proporciona la combinación ideal de resolución y cobertura geográfica para una amplia gama de aplicaciones.

David Musotte, responsable de programación multisatélites para África central y austral y América del Sur en Airbus Defence and Space GEO-Information Services. (© Denys Letourmy)

Se les llama “programadores multisatélites”, nombre que quizá remita a la imagen del informático freaky inclinado sobre su ordenador, tecleando línea tras línea de código, pero nada más lejos de la realidad. En este caso no se trata estrictamente de programar el satélite, sino de preparar su misión y fijar el programa cotidiano de sus observaciones, como explica David Mussotte, responsable de programación multisatélites de África central y austral y de América del Sur en Airbus Defence and Space GEO-Information Services.

David Musotte, responsable de programación multisatélites para África central y austral y América del Sur en Airbus Defence and Space GEO-Information Services. (© Denys Letourmy)

El equipo de ‘programadores multisatélites’ de Airbus Defence and Space GEO-Information Services Fila trasera (de izquierda a derecha): David Mussotte, Olivier Virenque, Céline Chauvin, Morgane Angeniol, Benoît Bex, Lionel Raspeau, Pascal Toustou (Adjunto al Jefe de Servicio), Laurent Garcia y Christophe Balitrand. Al frente (de izq. a der.): Jean-Luc Maupeu, Christine Serignac, Madeleine Legros, Jean-Bernard Maybon (Jefe de Servicio), Béatrice Pintat-Farcet, Linda Grillet y Alice Remaury. En la fotografía no se encuentran Edouard Gillet, Brice Lamarre, Nelly Menigoz y Nathalie Sirot. (© Denys Letourmy)

El equipo de ‘programadores multisatélites’ de Airbus Defence and Space GEO-Information Services Toulouse. (© Denys Letourmy)

¿En qué consiste su labor?

Ofrecemos a nuestros clientes las adquisiciones de imágenes más pertinentes con respecto a sus necesidades, estudiamos la viabilidad de dichas capturas de imágenes y definimos las órdenes que a continuación se enviarán a los satélites.

Se trata de un oficio que exige una combinación de competencia técnica y relaciones interpersonales para comprender, de la forma más concreta posible, las necesidades particulares de cada uno de nuestros clientes.


El equipo de ‘programadores multisatélites’ de la filial norteamericana, que tiene su base en Washington, D.C. De izquierda a derecha: Adam Ward, Delwin Leung, Olivier Grosbois (Supervisor), Joe Dyer y Sara Schwarz. (© Jessi Dick)

El equipo de ‘programadores multisatélites’ de la filial norteamericana, que tiene su base en Washington, D.C. (© Jessi Dick)

En la práctica, cuando un cliente nos envía una petición, estudiamos sus parámetros de programación (nivel de servicio, modalidad espectral, ángulos de toma de imagen, período de toma de imagen, etcétera) y determinamos los recursos de satélites disponibles para obtener las imágenes que mejor se adapten a los requisitos del cliente. Esto puede significar programar la captura de imágenes para un día en particular (para pedidos urgentes), durante períodos más largos (para una cobertura nacional) o a intervalos repetidos como parte de un programa regular de monitorización de un lugar (por ejemplo, para el seguimiento de las zonas vitícolas del programa Oenoview).

Tras el estudio de viabilidad de la programación y aceptación de la oferta por parte del cliente, activamos el pedido en nuestra base de datos. A continuación, dicha solicitud se compila con todas las peticiones de los clientes mediante un superordenador: el Centro de Programación (CPR). Este último gestiona entonces las órdenes que se van a enviar al satélite, teniendo en cuenta el pronóstico metereológico y todos los parámetros de las peticiones en curso, que no necesariamente son siempre compatibles entre sí. Así que cada jornada, hacia el mediodía, definimos un plan de tareas de los satélites para el día siguiente.

Nota: para los satélites Pléiades 1A y 1B habrá tres planes de programación por día para mejorar los tiempos de respuesta y el servicio al cliente en general, y hasta seis planes por día para Spot 6 y 7. ¡Está claro que el equipo de programación de Airbus Defence and Space GEO va a estar más ocupado que nunca en los próximos años!

Izquierda: Imagen captada por satélite del terremoto y maremoto en Japón, planta Fukushima Daiidhi, tomada por Spot 5 el 18 de marzo de 2011. (© CNES 2011 – Distribución: Airbus Defence and Space/Spot Image) Derecha: Imagen captada por satélite de la central nuclear de Fukushima, tomada por Pléiades un año después de la catástrofe. (© Distribución: Airbus Defence and Space/Spot Image)

Izquierda: Imagen captada por satélite del terremoto y maremoto en Japón, planta Fukushima Daiidhi, tomada por Spot 5 el 18 de marzo de 2011. (© CNES 2011 – Distribución: Airbus Defence and Space/Spot Image) Derecha: Imagen captada por satélite de la central nuclear de Fukushima, tomada por Pléiades un año después de la catástrofe. (© Distribución: Airbus Defence and Space/Spot Image)

Más adelante, una vez que se han adquirido las imágenes y pasan a integrar nuestro catálogo, verificamos ciertos parámetros, como la radiometría, la cubierta nubosa o la especularidad (deslumbramiento debido a los reflejos en tierra). Una vez validadas, las imágenes se transmiten al cliente, y si no hemos sido capaces de abarcar la totalidad de la zona pedida en el plazo solicitado (principalmente por razones de cubierta nubosa), estudiamos con el cliente las posibilidades de proseguir la programación.

¿Quiénes son sus interlocutores?

Nuestros clientes pertenecen a sectores distintos y tienen necesidades muy variadas: instituciones científicas, ministerios, agencias espaciales, pero también compañías privadas, agricultores o cartógrafos, con peticiones como la observación de un país o una parcela, la vigilancia de infraestructuras o el suministro de datos que les sirvan de ayuda para la gestión de una crisis.

 

Distribución de las estaciones de recepción Spot por todo el mundo a fecha marzo de 2012. (© Airbus Defence and Space GEO-Information Services)

Distribución de las estaciones de recepción Spot por todo el mundo a fecha marzo de 2012. (© Airbus Defence and Space GEO-Information Services)

Nos mantenemos en contacto directo con los clientes, pero nuestra red de estaciones de recepción Spot, nuestros socios y nuestras delegaciones por todo el mundo también son unos valiosos canales de comunicación.

Izquierda: antena de recepción del CSIR/SANSA (Consejo de Investigación Científica e Industrial) en Sudáfrica. A la derecha: antena de recepción de la SUPARCO (Comisión de Investigación para el Espacio y la Capa Alta de la Atmósfera) en Pakistán. (© D. Mussotte)

Izquierda: antena de recepción del CSIR/SANSA (Consejo de Investigación Científica e Industrial) en Sudáfrica. A la derecha: antena de recepción de la SUPARCO (Comisión de Investigación para el Espacio y la Capa Alta de la Atmósfera) en Pakistán. (© D. Mussotte)

Dos de nosotros gestionamos las alrededor de 200 peticiones en curso de nuestra zona. A veces hay que saber hacer malabarismos para poder cumplir, por ejemplo, retrasando una toma para adelantar otra, con el único objetivo de optimizar los recursos del satélite y la satisfacción del cliente.

¿Existe un perfil típico para llegar a ser programador multisatélites?

No, porque se trata de una profesión bastante poco habitual. Hice mis estudios universitarios de geografía, y tengo un título de posgrado en tratamiento de imágenes. He trabajado en sistemas de información geográfica (GIS) de temática medioambiental. Aunque en nuestro caso el equipo esté mayoritariamente compuesto por geógrafos, también tenemos un biólogo, un informático, un climatólogo, un geólogo y una especialista en temática agrícola. Lo que nos caracteriza a la mayoría, salvo a los jóvenes que acaban de salir de la facultad y empiezan aquí su carrera profesional, es que hemos sido usuarios de imágenes captadas por satélite, lo que nos ayuda a comprender mejor las necesidades de nuestros clientes finales.

Para poder establecer un orden de prioridades de las peticiones, así como fijar con eficacia sus parámetros, es preciso dialogar mucho con los clientes y conocer todas las etapas del proceso de captación de imágenes y de utilización de datos. Hay que comprender las expectativas del cliente y anticipar cualquier riesgo potencial que afecte a su satisfacción, lo que precisa de competencias en los niveles social, empresarial y cultural: en nuestro trabajo, las relaciones humanas son un factor fundamental. Administramos programas complejos de distinta dimensión utilizando nuestras competencias de carácter transversal.

¿Cómo se enfrentan a las peticiones urgentes, como por ejemplo, cuando se produce una crisis?

Hacemos guardias rotatorias los fines de semana para tramitar las solicitudes urgentes, lo que conlleva su procesamiento, comprobar el posible acceso a los distintos satélites, informar a las partes interesadas, validar la petición en el sistema y elaborar el calendario con la carga de trabajo.

Inundaciones causadas por el río Indo en Pakistán, en el distrito de Sukkur. Las imágenes fueron captadas por Spot 4 entre el 20 de junio y el 27 de agosto de 2010.

Inundaciones causadas por el río Indo en Pakistán, en el distrito de Sukkur. Las imágenes fueron captadas por Spot 4 entre el 20 de junio y el 27 de agosto de 2010.

En caso de crisis, y sobre todo si hay activaciones del tipo International Charter (a través de las agencias espaciales signatarias) o peticiones de servicios GMES (a través de la ESA), la gestión de las prioridades se convierte en una tarea bastante intensa, que puede resultar muy delicada. En 2010, tras las inundaciones en Pakistán, tuve que gestionar un contrato difícil y repartir las tomas de imágenes entre los organismos de emergencia europeos y los militares pakistaníes a través de la estación de Islamabad. Sus peticiones eran similares, pero no idénticas, y todas eran legítimas. Es preciso mantener una gran capacidad de reacción, pero nuestra motivación siempre es enorme porque somos conscientes de que formamos parte de los esfuerzos para salvar vidas.

Lo mismo ocurrió cuando se produjo el maremoto en Japón. En un contexto de crisis de gran envergadura como este, nuestra implicación fue total y a menudo trabajamos día y noche.

¿Cuáles son los satélites que se utilizan?

Gracias a imágenes captadas a diario en cada uno de los rincones del planeta, Airbus Defence and Space suministra acceso a la más amplia gama de datos comerciales de observación de la Tierra disponibles hasta la fecha.

Gracias a imágenes captadas a diario en cada uno de los rincones del planeta, Airbus Defence and Space Services suministra acceso a la más amplia gama de datos comerciales de observación de la Tierra disponibles hasta la fecha.

En la actualidad, el equipo de Airbus Defence and Space GEO-Information Services programa satélites Spot 4 y 5, así como Pléiades 1A, para las imágenes vinculadas a nuestra actividad comercial. A estos satélites franceses, a los que recientemente se ha unido Spot 6 (Programa Astroterra) y en unos meses hará lo propio Pléiades 1B, hay que añadir el satélite socio de Taiwán Formosat-2, en cuyo caso las peticiones se transmiten a la NSPO (la agencia espacial taiwanesa). De la programación de las peticiones de imágenes radar, que utilizan TerraSAR-X y TanDEM-X, se encargan los equipos de Airbus Defence and Space en Alemania.

SPOTPléiadesObservación de la Tierra