Airbus Defence and Space

Spaceplane: la larga marcha hacia las estrellas

Al presentar su proyecto del Spaceplane a finales de 2007, Airbus Defence and Space inició una nueva era industrial, la del vuelo espacial suborbital. Un largo proceso estimado en más de 7 años para el desarrollo exclusivo del avión-cohete y su certificación.

Uno no se compromete en la aventura espacial a la ligera. Mediante la proyección de la construcción del Spaceplane, Airbus Defence and Space inicia un largo proceso industrial, propio de su posición de desarrollador y constructor. En el punto de mira: la producción de 5 aviones al año con el objetivo de construir una flota de 30 aparatos en 10 años. Las competencias del conjunto de las instalaciones europeas de Airbus Defence and Space se beneficiarán de ello. Alemania desarrollará los motores y España podrá suministrar los materiales compuestos, mientras que una instalación francesa se encargará del montaje final. Al igual que Airbus para su A380, Airbus Defence and Space ha confiado a socios externos partes importantes del aparato.

Y esto no es más que el principio, ya que el desarrollo y la concepción del Spaceplane son tan sólo las etapas previas a su comercialización y explotación. Para poder enviar sus primeros turistas al espacio o embarcar sus primeras experiencias científicas, el avión-cohete deberá obtener su certificado de navegabilidad como cualquier avión regular o jet privado. Airbus Defence and Space deberá realizar numerosos cálculos y ensayos para que su avión sea certificado como conforme a las normas aplicables, especialmente en materia de seguridad. El Spaceplane se diseñará asimismo para despegar y aterrizar en aeropuertos civiles, como si se tratara de un Airbus de transporte de pasajeros: el Spaceplane habrá, por tanto, de cumplir una larga lista de condiciones necesarias para integrarse en medio del tráfico de los aviones de transporte comercial, preconizando así los futuros aviones de transporte ultrarrápido. El camino es aún largo, pero abre la puerta a un sueño celestial, en el sentido literal de la palabra.