Airbus Defence and Space

El espacio en nuestra vida cotidiana Todos los articulos

Un homenaje a la década prodigiosa de Envisat

Para celebrar el asombroso decenio en que Envisat estuvo en activo les ofrecemos aquí una descripción a vuelapluma de algunos de los hechos y revelaciones de los últimos diez años vistos desde su órbita.

2002

Hace diez años, en Rusia

La imagen fue captada por el instrumento Radar Avanzado de Apertura Sintética (ASAR) de Envisat, poco después del lanzamiento del satélite, el 8 de abril de 2002, exactamente diez años antes de que transmitiera su imagen radar “de despedida”. Muestra un área de 100 kilómetros de ancho alrededor de la ciudad rusa de Dzerzhinsk, a 300 kilómetros al este Moscú. El color amarillo verdoso que predomina en la imagen señala los extensos bosques de la zona. La tierra de uso agrícola en las llanuras ribereñas al este y al sur aparece en color magenta y púrpura. En cyan quedan resaltados una serie de pequeños sistemas fluviales, probablemente helados. ASAR, construido por Airbus Defence and Space, es el primer radar permanente con base en el espacio con capacidad para la polarización doble (es decir, puede transmitir y recibir señales tanto con polarización horizontal como vertical), lo que hace que suministre más información. © ESA.

La imagen fue captada por el instrumento Radar Avanzado de Apertura Sintética (ASAR) de Envisat, poco después del lanzamiento del satélite, el 8 de abril de 2002, exactamente diez años antes de que transmitiera su imagen radar “de despedida”. Muestra un área de 100 kilómetros de ancho alrededor de la ciudad rusa de Dzerzhinsk, a 300 kilómetros al este Moscú. El color amarillo verdoso que predomina en la imagen señala los extensos bosques de la zona. La tierra de uso agrícola en las llanuras ribereñas al este y al sur aparece en color magenta y púrpura. En cyan quedan resaltados una serie de pequeños sistemas fluviales, probablemente helados. ASAR, construido por Airbus Defence and Space, es el primer radar permanente con base en el espacio con capacidad para la polarización doble (es decir, puede transmitir y recibir señales tanto con polarización horizontal como vertical), lo que hace que suministre más información. © ESA.

2003

Incendio en un oleoducto en Irak

 Un incendio en un oleoducto de petróleo crudo en el norte de Irak produjo una vasta nube de humo negro que se extendió a lo largo y ancho de miles de kilómetros cuadrados. El Espectrómetro de Captación de Imágenes de Resolución Media (MERIS) a bordo de Envisat captó esta situación el 30 de agosto, el mismo día en que los medios de comunicación informaron sobre un incendio que afectaba a un segmento del oleoducto. Puede verse la nube de humo en el centro de esta imagen de una llanura aluvial ocupada por el valle del Tigris (que fluye desde el punto más alto, de la imagen, al centro) y el Éufrates (que fluye desde la esquina más alta a la izquierda). Les llevó dos días dominar el fuego. © ESA

Un incendio en un oleoducto de petróleo crudo en el norte de Irak produjo una vasta nube de humo negro que se extendió a lo largo y ancho de miles de kilómetros cuadrados. El Espectrómetro de Captación de Imágenes de Resolución Media (MERIS) a bordo de Envisat captó esta situación el 30 de agosto, el mismo día en que los medios de comunicación informaron sobre un incendio que afectaba a un segmento del oleoducto. Puede verse la nube de humo en el centro de esta imagen de una llanura aluvial ocupada por el valle del Tigris (que fluye desde el punto más alto, de la imagen, al centro) y el Éufrates (que fluye desde la esquina más alta a la izquierda). Les llevó dos días dominar el fuego. © ESA

2004

10.000 órbitas

 Aproximadamente a las 18.00 GMT del 28 de enero de 2004, Envisat completó su órbita número 10.000 en torno a la Tierra. Desde su lanzamiento dos años antes, el 1 de marzo de 2002, el satélite, que gira en torno al planeta a una altitud de 800 kilómetros, había recorrido una distancia de 450 millones de kilómetros, el equivalente a un viaje a Marte. El diagrama muestra la concentración de ozono cartografiada por el instrumento SCIAMACHY (espectrómetro de absorción y barrido para captación de imágenes destinadas a cartografía atmosférica), que fuera construido por Airbus Defence and Space, a partir de datos registrados durante el día de la diezmilésima órbita. © KNMI/ESA

Aproximadamente a las 18.00 GMT del 28 de enero de 2004, Envisat completó su órbita número 10.000 en torno a la Tierra. Desde su lanzamiento dos años antes, el 1 de marzo de 2002, el satélite, que gira en torno al planeta a una altitud de 800 kilómetros, había recorrido una distancia de 450 millones de kilómetros, el equivalente a un viaje a Marte. El diagrama muestra la concentración de ozono cartografiada por el instrumento SCIAMACHY (espectrómetro de absorción y barrido para captación de imágenes destinadas a cartografía atmosférica), que fuera construido por Airbus Defence and Space, a partir de datos registrados durante el día de la diezmilésima órbita. © KNMI/ESA

2005

El peor incendio del Reino Unido en tiempo de paz

En la madrugada del domingo 11 de septiembre de 2005 se produjeron varias explosiones en las dependencias de almacenamiento de petróleo de Buncefield, en Hemel Hempstead, al norte de Londres, que causaron la mayor deflagración en tiempos de paz que haya sufrido nunca el Reino Unido. Cada año Buncefield distribuye millones de toneladas de gasolina y otros derivados del petróleo. Cinco horas después del comienzo de las llamas el instrumento MERIS (Espectrómetro de Captación de Imágenes de Resolución Media) obtuvo esta imagen, que muestra Londres cubierto por una nube negra de humo que se extendía a lo largo de 140 kilómetros. El incidente no dejó víctimas mortales, si bien más de 40 personas resultaron heridas y unos 2.000 residentes tuvieron que ser evacuados del área circundante. © ESA En la madrugada del domingo 11 de septiembre de 2005 se produjeron varias explosiones en las dependencias de almacenamiento de petróleo de Buncefield, en Hemel Hempstead, al norte de Londres, que causaron la mayor deflagración en tiempos de paz que haya sufrido nunca el Reino Unido. Cada año Buncefield distribuye millones de toneladas de gasolina y otros derivados del petróleo. Cinco horas después del comienzo de las llamas el instrumento MERIS (Espectrómetro de Captación de Imágenes de Resolución Media) obtuvo esta imagen, que muestra Londres cubierto por una nube negra de humo que se extendía a lo largo de 140 kilómetros. El incidente no dejó víctimas mortales, si bien más de 40 personas resultaron heridas y unos 2.000 residentes tuvieron que ser evacuados del área circundante. © ESA

2006

Una anomalía en el hielo ártico estival alarma a los científicos

Las imágenes tomadas por el satélite en agosto de 2006 mostraban por vez primera las espectaculares grietas abiertas en la capa de banquisa perpetua del Ártico, al norte del archipiélago ártico de Svalbard (Noruega), y que se extendían por el ártico ruso hasta llegar al Polo Norte. Mediante datos obtenidos por el instrumento ASAR (Radar Avanzado de Apertura Sintética) de Envisat, los científicos pudieron determinar que aproximadamente entre el 5% y el 10% del hielo marino perpetuo del Ártico que había sobrevivido a la temporada estival de deshielo se había fragmentado con las tormentas de finales del verano. La situación no se parecía a nada observado en las estaciones anteriores de poco hielo registradas. La imagen, de una anchura de 800 kilómetros, fue captada el 29 de agosto de 2006 por el espectrómetro de captación de imágenes de resolución media (MERIS) del satélite y señala el área donde puede verse una muy reducida concentración de hielo marino. © ESA

Las imágenes tomadas por el satélite en agosto de 2006 mostraban por vez primera las espectaculares grietas abiertas en la capa de banquisa perpetua del Ártico, al norte del archipiélago ártico de Svalbard (Noruega), y que se extendían por el ártico ruso hasta llegar al Polo Norte. Mediante datos obtenidos por el instrumento ASAR (Radar Avanzado de Apertura Sintética) de Envisat, los científicos pudieron determinar que aproximadamente entre el 5% y el 10% del hielo marino perpetuo del Ártico que había sobrevivido a la temporada estival de deshielo se había fragmentado con las tormentas de finales del verano. La situación no se parecía a nada observado en las estaciones anteriores de poco hielo registradas. La imagen, de una anchura de 800 kilómetros, fue captada el 29 de agosto de 2006 por el espectrómetro de captación de imágenes de resolución media (MERIS) del satélite y señala el área donde puede verse una muy reducida concentración de hielo marino. © ESA

2007

A partir de datos de SCIAMACHY se elaboran las primeras animaciones de la concentración de gas de efecto invernadero

 En marzo de 2007, basándose en tres años (2003-2005) de observaciones del instrumento SCIAMACHY (espectrómetro de absorción y barrido para captación de imágenes destinadas a cartografía atmosférica), construido por Airbus Defence and Space, los científicos crearon las primeras animaciones que mostraban la distribución global de los gases de efecto invernadero más importantes (dióxido de carbono y metano) que contribuyen al calentamiento de la Tierra. Esta animación del CO2 muestra cómo nuestro planeta “respira” en la medida en que cada año enormes cantidades de CO2  se ven absorbidas por la vegetación que crece en primavera/verano y que, en gran medida, se liberan de nuevo durante el otoño/invierno siguiente cuando ésta muere y se degrada. En este caso es posible vislumbrar que los niveles de CO2 están creciendo aproximadamente 0,5-1,0% de un año a otro. SCIAMACHY es el primer sensor espacial capaz de medir los gases de efecto invernadero más importantes con gran sensibilidad, hasta el nivel mismo de la superficie de la Tierra, dado que observa el espectro de luz solar que brilla a través de la atmósfera en operaciones de enfoque hacia el nadir. © IUP/IFE, Universidad de Bremen

En marzo de 2007, basándose en tres años (2003-2005) de observaciones del instrumento SCIAMACHY (espectrómetro de absorción y barrido para captación de imágenes destinadas a cartografía atmosférica), construido por Airbus Defence and Space, los científicos crearon las primeras animaciones que mostraban la distribución global de los gases de efecto invernadero más importantes (dióxido de carbono y metano) que contribuyen al calentamiento de la Tierra. Esta animación del CO2 muestra cómo nuestro planeta “respira” en la medida en que cada año enormes cantidades de CO2 se ven absorbidas por la vegetación que crece en primavera/verano y que, en gran medida, se liberan de nuevo durante el otoño/invierno siguiente cuando ésta muere y se degrada. En este caso es posible vislumbrar que los niveles de CO2 están creciendo aproximadamente 0,5-1,0% de un año a otro. SCIAMACHY es el primer sensor espacial capaz de medir los gases de efecto invernadero más importantes con gran sensibilidad, hasta el nivel mismo de la superficie de la Tierra, dado que observa el espectro de luz solar que brilla a través de la atmósfera en operaciones de enfoque hacia el nadir. © IUP/IFE, Universidad de Bremen

2008

Grieta en el iceberg A53A, al sur del Océano Atlántico

El 1 de marzo de 2008, el instrumento ASAR (Radar Avanzado de Apertura Sintética) de Envisat detectó una enorme fisura en dirección sur a norte que atravesaba el enorme iceberg A53A, localizado justo al este de la isla Georgia del Sur (visible en la imagen inferior) al sur del Océano Atlántico. (Como referencia de su tamaño téngase en cuenta que Georgia del Sur tiene una longitud aproximada de 180 kilómetros). ASAR puede obtener imágenes de gran calidad de icebergs y de hielo laminar y diferenciar entre distintos tipos de hielo dado que puede ver a través de las nubes y la oscuridad local, condiciones que se encuentran a menudo en zonas polares. © ESAEl 1 de marzo de 2008, el instrumento ASAR (Radar Avanzado de Apertura Sintética) de Envisat detectó una enorme fisura en dirección sur a norte que atravesaba el enorme iceberg A53A, localizado justo al este de la isla Georgia del Sur (visible en la imagen inferior) al sur del Océano Atlántico. (Como referencia de su tamaño téngase en cuenta que Georgia del Sur tiene una longitud aproximada de 180 kilómetros). ASAR puede obtener imágenes de gran calidad de icebergs y de hielo laminar y diferenciar entre distintos tipos de hielo dado que puede ver a través de las nubes y la oscuridad local, condiciones que se encuentran a menudo en zonas polares. © ESA

2009

Terremoto en L’Aquila, Italia

 El terremoto más mortífero que haya sacudido Italia en las últimas décadas ocurrió a principios de abril de 2009 en la región central de los Abruzos. Los científicos estudiaron datos de Radar de Apertura Sintética (SAR) procedentes de los satélites Envisat y otros para cartografiar las deformaciones de la superficie tras el terremoto y numerosas réplicas. Utilizaron para ello una técnica denominada Interferometría SAR (InSAR), que combina datos adquiridos antes y después del terremoto para generar imágenes de “interferograma” con la apariencia de patrones de interferencia según los colores del arco iris. Este interferograma en concreto se elaboró sólo unas horas después de la captación de datos por parte de Envisat, el 12 de abril de 2009. © IREA-CNR

El terremoto más mortífero que haya sacudido Italia en las últimas décadas ocurrió a principios de abril de 2009 en la región central de los Abruzos. Los científicos estudiaron datos de Radar de Apertura Sintética (SAR) procedentes de los satélites Envisat y otros para cartografiar las deformaciones de la superficie tras el terremoto y numerosas réplicas. Utilizaron para ello una técnica denominada Interferometría SAR (InSAR), que combina datos adquiridos antes y después del terremoto para generar imágenes de “interferograma” con la apariencia de patrones de interferencia según los colores del arco iris. Este interferograma en concreto se elaboró sólo unas horas después de la captación de datos por parte de Envisat, el 12 de abril de 2009. © IREA-CNR

2010

Vertido de petróleo en el Golfo de México

 En las semanas que siguieron a la explosión e hundimiento de la plataforma de prospección petrolífera Deepwater Horizon el 20 de abril de 2010 en el Golfo de México, y el comienzo de la gigantesca fuga de petróleo posterior, la tecnología de satélites se encontraba a la vanguardia misma de los intentos de contener y controlar la escala de aquella catástrofe medioambiental. En esta imagen de radar, captada desde el Radar Avanzado de Apertura Sintética (ASAR) de Envisat el 2 de mayo de 2010, se ve el vertido de petróleo desplazándose rumbo este hacia el Refugio Nacional de Naturaleza Delta, que se extiende dentro del Golfo de México. Los puntos blancos son plataformas petroleras y barcos. El radar se adecua especialmente a la detección de vertidos de petróleo dado que funciona tanto de día como de noche, es capaz de ver a través de las nubes y resulta particularmente sensible a la superficie más lisa del agua que causa la presencia de petróleo. © ESA

En las semanas que siguieron a la explosión e hundimiento de la plataforma de prospección petrolífera Deepwater Horizon el 20 de abril de 2010 en el Golfo de México, y el comienzo de la gigantesca fuga de petróleo posterior, la tecnología de satélites se encontraba a la vanguardia misma de los intentos de contener y controlar la escala de aquella catástrofe medioambiental. En esta imagen de radar, captada desde el Radar Avanzado de Apertura Sintética (ASAR) de Envisat el 2 de mayo de 2010, se ve el vertido de petróleo desplazándose rumbo este hacia el Refugio Nacional de Naturaleza Delta, que se extiende dentro del Golfo de México. Los puntos blancos son plataformas petroleras y barcos. El radar se adecua especialmente a la detección de vertidos de petróleo dado que funciona tanto de día como de noche, es capaz de ver a través de las nubes y resulta particularmente sensible a la superficie más lisa del agua que causa la presencia de petróleo. © ESA

2011

Terremoto y tsunami en Japón

Las imágenes captadas por satélites fueron de fundamental importancia para las operaciones de ayuda en Japón tras el devastador temblor de tierra del 11 de marzo de 2011 y el maremoto subsiguiente. Los científicos utilizaron los datos del Radar Avanzado de Apertura Sintética (ASAR) a bordo de Envisat para cartografiar las deformaciones de la superficie causadas por este temblor de magnitud de momento 9. El interferograma se basa en los datos captados el 19 de febrero y el 21 de marzo de 2011 (cada ciclo de color representa aproximadamente un desplazamiento sobre el terreno de 35 centímetros). © Proyecto ARIA de JPL/Caltech basado en datos de ESA; trama de sismicidad de la US Geological SurveyLas imágenes captadas por satélites fueron de fundamental importancia para las operaciones de ayuda en Japón tras el devastador temblor de tierra del 11 de marzo de 2011 y el maremoto subsiguiente. Los científicos utilizaron los datos del Radar Avanzado de Apertura Sintética (ASAR) a bordo de Envisat para cartografiar las deformaciones de la superficie causadas por este temblor de magnitud de momento 9. El interferograma se basa en los datos captados el 19 de febrero y el 21 de marzo de 2011 (cada ciclo de color representa aproximadamente un desplazamiento sobre el terreno de 35 centímetros). © Proyecto ARIA de JPL/Caltech basado en datos de ESA; trama de sismicidad de la US Geological Survey

2012

Rápida retirada de la plataforma glaciar antártica

Una de las primerísimas observaciones de Envisat tras su lanzamiento el 1 de marzo de 2002 fue la fractura de una importante sección de la plataforma glaciar Larsen B, de 200 metros de espesor. En 2012, tras compilar 10 años de observaciones con su Radar Avanzado de Apertura Sintética (ASAR), Envisat ha cartografiado una pérdida adicional a lo largo de la pasada década en el área de Larsen B, de 1790 km2. © ESA.

Una de las primerísimas observaciones de Envisat tras su lanzamiento el 1 de marzo de 2002 fue la fractura de una importante sección de la plataforma glaciar Larsen B, de 200 metros de espesor. En 2012, tras compilar 10 años de observaciones con su Radar Avanzado de Apertura Sintética (ASAR), Envisat ha cartografiado una pérdida adicional a lo largo de la pasada década en el área de Larsen B, de 1790 km2. © ESA.

 

Envisat