Airbus Defence and Space

Misiones espaciales tripuladas Todos los articulos

Viaje al borde del espacio

Un globo de gran altura a 30.000 metros sobre la Tierra.

Aprendices de la planta de Airbus Defence and Space de Portsmouth, Reino Unido, han lanzado al espacio un globo de gran altura (HAB, por sus siglas en inglés) y recuperado una foto de la curvatura de la Tierra como prueba de que el ingenio llegó a su destino.

El proyecto se inició a mediados de agosto de 2010, cuando seis jóvenes aprendices —Luke Taylor, Matt Ballam, Sam Rees, Tom Biddlecombe, Tim Richardson y Nathan Mills— comenzaron a trabajar en el globo, carga útil incluida. En la primera fase les hicieron formar dos equipos llamados a competir entre sí para determinar de quién sería el mejor diseño. Los equipos se autobautizaron con los nombres de Exosphere y Hermes. 

Los equipos Exosphere y Hermes

El equipo Exosphere: (de izda. a dcha.) Luke Taylor, Sam Rees y Matt Ballam

  El equipo Hermes: (de izda. a dcha.) Tom Biddlecombe, Tim Richardson y Nathan Mills

En el transcurso de la competición los dos equipos emplearon nuevas habilidades, tomando en consideración la gestión de riesgos, el proyecto de ingeniería, la investigación sobre materiales y el diseño, la gestión de tiempo y las constricciones presupuestarias. Además, ambos constataron la existencia de un diseño de HAB que goza de gran aceptación, por lo que sólo se diferenciaban en el respectivo planteamiento del proyecto, habiendo elegido ambos idénticas cámaras y software, pero variando ligeramente la forma de despliegue del paracaídas. 

En el mes de agosto, tras la presentación de los diseños al director gerente de Airbus Defence and Space Ltd, Colin Paynter, y al delegado técnico, Patrick Wood, los dos equipos se fusionaron en uno, llamado Aeros, para aprovechar las mejores ideas de cada diseño y pasar a la etapa de construcción en el proyecto. Patrick les dijo: “A Colin y a mí nos han impresionado mucho las dos soluciones y ha sido casi imposible elegir entre ambos diseños, ya que ambos contienen excelentes ideas. Sugerimos pues que se fusionen los dos para lograr el mejor de los resultados en ese reto que supone el vuelo. ¡Bien hecho!”

El lanzamiento del globo de Aeros tuvo lugar en el Churchill College de Cambridge, Reino Unido. En su ascenso durante el vuelo, la decreciente presión atmosférica causó la expansión del globo de helio hasta que éste, una vez llegado a su altura máxima de cerca de 30.000 metros, tras cerca de 1 hora y 20 minutos de vuelo, finalmente estalló. Así, la carga útil comenzó su continuo descenso a la Tierra —a una velocidad aproximada de 150 millas por hora— hasta la apertura forzosa del paracaídas causada por la resistencia del aire, que ralentizó la caída y permitió un aterrizaje suave.

Durante todo el viaje se registraron datos del globo, incluidas la posición por GPS, la altura, la temperatura y la presión, y se aseguraron todas las informaciones recopiladas. El equipo de seguimiento, provisto de GPS y receptor de radio, pudo seguir en todo momento la trayectoria de la carga útil para recuperarla con rapidez tras el aterrizaje. Esta carga útil, especialmente diseñada para protegerla de elementos extremos (hasta -50°C), contenía una radiotransmisor de reserva destinado a hacer posible su localización una vez en tierra.

Con ocasión de la Semana Mundial del Espacio de 2010, el equipo Aeros presentó su proyecto en el Intech Science Centre de Winchester para contar cómo fue el reto y compartir su entusiasmo con los numerosos escolares y sus familias que visitaron el centro durante la semana. Quién sabe. Quizás hayan servido de inspiración a los niños para que lleguen a ser aprendices en Airbus Defence and Space el día de mañana.

Vea el asombroso vídeo del vuelo del globo

 

World Space WeekCarreras