Airbus Defence and Space

Misiones espaciales tripuladas Todos los articulos

Tim va a por todas

El Mayor Tim Peake, uno de los seis integrantes del Cuerpo Europeo de Astronautas de la ESA

El Mayor Tim Peake, uno de los seis integrantes del Cuerpo Europeo de Astronautas –que acaban de obtener recientemente su cualificación– conversó con Airbus Defence and Space a través de un teléfono móvil a pesar de un espantoso eco que supo ignorar gallardamente –¿una prueba de la actitud positiva, orientada a las soluciones, que le llevó quizá a donde está hoy?– e hizo unas cuantas reflexiones sobre sus experiencias y ambiciones para la industria espacial.

Mayor Tim Peake Cuerpo Europeo de Astronautas

Mayor Tim Peake, uno de los seis miembros del Cuerpo Europeo de Astronautas que acaba de obtener su cualificación. (© ESA)

No estaba hablando (aún) desde la Estación Espacial Internacional, sino desde el Centro de Investigación de ESA en Hartwell, en Reino Unido. Tim, el primer astronauta oficialmente procedente de Gran Bretaña, y ex-piloto de pruebas de helicóptero en el Cuerpo Aéreo del Ejército de Reino Unido, disfruta de una estrecha relación con la recientemente formada Agencia Espacial de Reino Unido (UKSA) que acaba de celebrar su primer aniversario, y muestra un gran entusiasmo por las ventajas del espacio, que sabe transmitir con vehemencia.

Enhorabuena por completar con éxito el programa de formación de astronautas de la ESA... Por lo que se sabe es muy amplio, físicamente duro y e intelectualmente exigente. ¿Qué puede prepararlo a uno para vivir y trabajar en el espacio?

Tim Peake astronauta piloto de helicópteros  La formación tiene un enfoque muy amplio. Cada sección de este programa de formación de 18 meses nos preparó para vivir y trabajar en el espacio. Los primeros seis meses fueron de sesgo muy académico, en aulas, y estaban ideados para darnos el conocimiento fundamental que necesitamos como astronautas. Abarcamos una variedad enorme de temas, entre los que se encontraban, entre otros, biología, mecánica orbital, ingeniería de ordenadores, propulsión por cohetes...

Tim Peake aprendió destrezas de supervivencia dentro de su formación para convertirse en astronauta. Anteriormente había tenido una distinguida carrera como piloto de helicópteros del Ejército, donde ascendió al rango de mayor. (© ESA/Vittorio Crobu)

también pasamos dos meses aprendiendo ruso. En primer lugar porque es esencial poder hablar ruso a bordo de la Estación Espacial Internacional y también porque lo más probable es que nuestro lanzamiento y regreso se hagan con un cohete Soyuz, que es con el que operan los rusos. Como astronauta hay que saber un poco de todo, y a ser posible, dominar bastante de algunas cosas...

Luego nos dieron una formación más técnica, especializada en los diversos sistemas de la estación espacial, y prácticas de actividades extravehiculares. Para lo cual tuvimos sesiones de buceo en unas instalaciones de flotabilidad neutra (una piscina de diez metros con un módulo a escala natural del laboratorio Columbus) en el Centro Europeo de Astronautas de Colonia. Bajo el agua se simulan lo mejor posible en la Tierra las condiciones de ingravidez. Es posible manipular el equipo estando cabeza abajo, mover el cuerpo alrededor de la maqueta de la ISS, algo bastante parecido a lo que harías en un paseo espacial de verdad.

buceo entrenamiento de los astronautas ingravidez

Las sesiones de buceo son una parte importante del entrenamiento de los astronautas, dado que estar sumergidos en el agua es lo más parecido posible a la ingravidez que se puede lograr en la Tierra. (© ESA)

Los aspecto psicológicos, por supuesto, son parte de la formación. La instrucción de gestión de recursos de la tripulación, o, como lo llamamos nosotros, “rendimiento del comportamiento humano” te ayuda a comprender los factores de compatibilidad de un equipo durante misiones de larga duración: factores de tipo interpersonal relacionados con vivir y trabajar juntos en entornos muy reducidos, gestión de conflictos, destrezas para la toma de decisiones. Y siempre aprendes algo de los ejercicios físicos. Y como descubrimos cuando hicimos el curso de supervivencia en grupo de dos semanas en Cerdeña, en junio pasado, cada vez que haces uno de estos ejercicios de supervivencia la dinámica de grupo es distinta. Siempre se aprende algo de valor.

¿Tuvo mucho contacto con personal de Airbus Defence and Space durante el programa de formación?

Tim Peake  Centro Europeo de Astronautas vuelo parabólico Airbus A300 Zero-G

Muchos de nuestros tutores en el Centro de Astronautas de Colonia provienen de diversos sectores industriales (incluida Airbus Defence and Space, como es lógico), además de profesores e instructores externos, y es fantástico enterarse de las amplias actividades que desempeñan y aprender de todas las compañías que están participando en el proyecto de la ISS. Cuando hablo con la gente de los importantes beneficios que aporta la ISS, la cooperación internacional está de las primeras en la lista, y uno no se da cuenta hasta que está inmerso en el lado industrial de cuánta gente de países tan diversos está involucrada en la exploración espacial.

Tim y la instructora Gail Iles del Centro Europeo de Astronautas durante un vuelo parabólico a bordo del Airbus A300 Zero-G, el 7 de mayo de 2010. (© ESA/ A. Le Floch)

Uno de sus principales cometidos en la ISS es la investigación científica. Airbus Defence and Space ha diseñado y construido muchas de las instalaciones experimentales destinadas a la ISS (como es el caso de DECLIC, la caja de guantes de microgravedad, MELFI y GeoFlow) y, por supuesto, el laboratorio Columbus en sí. ¿Su formación fue de ciencias?

No, soy piloto de profesión y poseo una licenciatura en dinámica de vuelo, una formación más que nada de tipo operativo. Hay una vasta gama de cualificaciones entre los miembros del Cuerpo Europeo de Astronautas: mientras poseas el perfil psicológico adecuado y destrezas básicas de conocimiento, no es necesario haber tenido una formación en particular.

El área de ciencia formó parte del paquete fundamental de formación durante los primeros seis meses, para darnos a todos una sólida base en las diversas disciplinas científicas. Una vez se me asigne como miembro de la tripulación, que será unos tres años antes de ir a la ISS, recibiré entrenamiento de nuevo y me convertiré en un experto en los principales experimentos que se van a llevar a cabo durante mi destino de seis meses a bordo de la estación. Efectivamente ya se verá qué se me asigna cuando llegue el momento. Personalmente me interesa toda clase de ciencia. En este momento estoy trabajando con la división médica como parte de mis tareas colaterales, y me gusta la investigación médica a bordo de la Estación. También me fascina la física. Alguna de las investigaciones sobre física de fluidos que se está haciendo en la ISS es bastante revolucionaria.

Al pasar usted a formar parte de la Cuerpo Europeo de Astronautas y con la creación de la Agencia Espacial del Reino Unido (UKSA), que cumple un año a principios de abril, la astronáutica británica, que algunos apodan el secreto mejor guardado de Gran Bretaña, parece estar adquiriendo protagonismo. ¿Desempeña usted un papel en UKSA para fomentar estas actividades?

ESA ha acordado que yo otorgue un porcentaje de mi tiempo con la UKSA ejerciendo una función de “embajador”. Participo en la iniciativa de carreras basadas en el espacio que tiene UKSA, que se anunció durante el acto de la inauguración de la agencia el pasado año. Vamos a llevarla un paso más lejos, examinado la investigación científica en Reino Unido, centrándonos específicamente en la investigación en microgravedad, que es un tema que tenemos mucho interés en promocionar en Reino Unido. Y de hecho otro “secreto dentro de otro” es que hay toda una serie de compañías industriales e instituciones de investigación británicas que tienen muchísimo que contribuir a la astronáutica tripulada y a la investigación científica e intentamos ayudarles en varias áreas. A la gente le recuerdo que el Reino Unido es miembro de ESA –de hecho, su aportación es muy elevada– y que habría que aceptarlo totalmente, dado que junto con ESA podemos hacer cosas que simplemente no podemos hacer como país por separado.

Tim Peake Airbus Defence and Space  Stevenage rover de ExoMars Bruno rover para Marte

Tim hizo su primera visita oficial a una compañía industrial astronáutica de Reino Unido cuando fue al centro de Airbus Defence and Space de Stevenage el 25 de marzo. "Fue fantástico ver de primera mano algunos de los interesantes y atractivos proyectos en los que está presente el sector espacial de Reino Unido”, declaró con entusiasmo. En la imagen, Paul Meacham, miembro de equipo de proyecto del rover de ExoMars presenta Tim a Bruno, el rover para Marte. (© Airbus Defence and Space)

Es claro que dado que el espacio es más “visible” en aquellos países que cuentan con sus propios astronautas “nacionales”, es simplemente lógico que haga uso de mi posición para dar más relevancia a la clase de instalaciones de que disponemos en Reino Unido que pueden ayudar a la ciencia y la industria.

Cuando se anunció la creación de UKSA el año pasado pensé que era algo bueno en todos los aspectos, y que efectivamente era un reconocimiento a la buena labor del Centro Nacional Espacial Británico (BNSC) antes de su transformación en UKSA. Estoy seguro de que seremos testigos de cómo sigue creciendo y de que su identidad se irá consolidando más, con avances concretos a lo largo de los próximos dos años.

Airbus Defence and Space Stevenage, astronauta Tim Peake jóvenes licenciados y aprendices de Airbus Defence and Space

Durante su visita a Stevenage, Tim conversó con algunos de los jóvenes licenciados y aprendices de Airbus Defence and Space (Katherine Bennell, Simon Rose, Thomas Colt y Jack Armitage). ¿Seguirán su ejemplo y se echarán al cielo? (© Airbus Defence and Space)

Uno puede pensar que su carrera militar le podría haber dado suficientes retos. ¿Que es lo que le llevó a aplicar para un trabajo de astronauta: hacer realidad un sueño de infancia o un apetito insaciable por la competición?

Efectivamente tuve un deseo de pequeño de ser un astronauta, ¿que niño o niña no lo tiene? Pero en mi adolescencia este fue reemplazado por una absoluta pasión por volar. Fui muy afortunado de entrar en las fuerzas armadas del aire como piloto de helicópteros y continuar como instructor y piloto de pruebas durante 18 años. Como piloto de pruebas estás expuesto a la industria y al sector aeroespacial y es cuando creció en mí el interés por las actividades espaciales. Así que cuando vi anunciado el “trabajo de astronauta” en la Web de la ESA me pareció el siguiente paso lógico para mí. Sin embargo, reconozco que me quedé atónito cuando fui elegido, no las tenía todas conmigo. En realidad estaba gozando de la experiencia, me sentía feliz de ser parte del proceso; tomé cada paso según venía.

¿Qué momento es el que le hace más ilusión para cuando llegue a la ISS?


La vista desde allí. El “momento Yuri Gagarin”. En términos más generales, ser capaz de hacer mi aportación a esta misión astronáutica será una experiencia fantástica.

Se cumplen ahora 50 años –el 12 de abril– desde que Yuri Gagarin hiciera aquel célebre viaje al espacio y volviera a Tierra. ¿Cuál es su punto de vista sobre la gran aventura del espacio?

El regreso de Yuri Gagarin puso en marcha la exploración del Universo por parte de la humanidad. Creo que es del todo posible que en el futuro, dentro de un millar de años o cosa así, los seres humanos hayan colonizado varios planetas y lunas del sistema solar, y que estén reutilizando recursos de más allá de la Tierra, ¡quizá incluso que haya viajado más allá de nuestro Sistema Solar! Desde esa perspectiva, las pequeñas cosas que hacemos en nuestra propia vida son los adoquines que forman la senda de esta enorme empresa.

En la actualidad todo el mundo reconoce que cualquier cosa que hagamos en el futuro en el espacio tiene que ser una colaboración internacional, simplemente porque la amplitud de lo que ahora estamos intentando lograr es mucho mayor de lo que lo era en el pasado. Tenemos que trabajar juntos y combinar recursos: el espacio es una de esas poquísimas áreas que pueden trascender la política, romper barreras y lograr que los gobiernos colaboren. Por ejemplo, la estrategia internacional de exploración incluye China, Corea del Sur, Rusia, EE.UU., Japón y por supuesto Europa. Todos hemos firmado un acuerdo marco común de cara a la exploración espacial. Es de verdad fantástico. Lo vimos por primera vez con las misiones Shuttle/Mir, y luego con la ISS, y estoy convencido de que en el futuro la colaboración internacional simplemente no dejará de crecer.

Medio siglo de vuelos espaciales tripulados: Hombre en el Espacio

Vivir en el espacio: Hombre en el Espacio & ISS

ISSHombre en el Espacio